Ayudar al proceso

PREGUNTA

Aparte de la información que ya han proporcionado, ¿qué puedo hacer para maximizar mis entrenamientos?

RESPUESTA

Hay varias cosas que puede hacer para maximizar sus entrenamientos. Lo primero es entender por qué está haciendo lo que está haciendo y estar preparado para entrenar duro. Recuerde que su cuerpo, por propio instinto, odia el proceso de incursión y sólo si comprende por completo cuál es su propósito al entrenar, y mantiene su concentración mental, será capaz de incidir por completo en sus músculos, y así estimular la respuesta adaptativa que desea. Otra cosa que puede hacer (y que es obligatoria para alcanzar el éxito) es asegurarse de que entrena hasta el fallo muscular real, lo cual es un proceso que lleva tiempo y práctica.

La mayoría de la gente confunde la sensación de incomodidad, o el descenso de la velocidad de contracción y la sensación inicial de ardor leve debida al ácido láctico, con el fallo. Esta sensación es en cierto modo desconocida para la mayoría de la gente y por lo tanto puede conducir a un estado de ansiedad. En consecuencia, la mayoría de los sujetos terminan el ejercicio al alcanzar este punto. En lugar de esto, uno debe aprender a resistir en esta zona de desagrado durante tanto tiempo como pueda; es decir, excavar hasta el fondo. Algunas repeticiones pueden costarle hasta 20 segundos completarlas. Y es algo natural que cuando se alcanza el fallo, usted no esté tranquilo: estará intentando mover el peso desesperadamente mientras el peso le atrae hacia la fase negativa de la última repetición. No obstante, es importante que se dé cuenta de que no hay nada que temer, sino que simplemente es una parte natural del proceso de fatiga muscular profunda.

Otra cosa que puede hacer es luchar contra la tentación de aliviar la carga sobre sus músculos empujando más rápido, descansando después un instante, y luego empujando rápidamente de nuevo. No lo haga, pues durante el breve respiro que se toma antes de cada intento impetuoso, está anulando la carga sobre el músculo (o músculos), lo cual retarda el proceso de incursión y le permite recuperar parte de su fuerza, alejándose de la incursión. Y, finalmente, haga un gran esfuerzo para comprender su objetivo y propósito a lograr mediante el entrenamiento. Para la mayoría de la gente, el objetivo supuesto del ejercicio es levantar un peso más pesado durante un período de tiempo más largo o durante más repeticiones con respecto a la última vez que entrenaron. Sin embargo, el objetivo real es contraerse contra el peso de forma que se produzca una incursión o debilitamiento máximos de los músculos que está entrenando, sin importar lo que acabe escrito en su hoja de registros.

Por ejemplo, hacer que sus músculos se contraigan contra 180 libras en la prensa, durante un Tiempo Bajo Carga de 120 segundos en el que se manifiestan la maniobra de Valsalva, repeticiones impetuosas y descanso en la posición de rodilla encajada, no produce ni la mitad de incursión que una serie perfecta con 120 libras realizada durante un Tiempo Bajo Carga de 95 segundos. Intente realizar las repeticiones de manera que produzca la mayor incursión y deje que su monitor (suponiendo que disponga de uno) se preocupe de todo lo demás.

Fuente: McGouff D, Little J. The Body by Science Question and Answer Book. USA: Northern River Productions, Inc; 2009.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *